Orientación Académica y Profesional

¿Cuándo y cómo empezamos a hablar de orientación académica y profesional?

La orientación académica y profesional es, quizás, el campo más conocido y demandado en los centros educativos al Departamento de Orientación. O al menos, es el que llega a interactuar con la mayor parte del alumnado del centro.

Orientar sobre algo tan serio como es el futuro, no es tarea fácil. No olvidemos que las posibles consecuencias de esta tarea influirán de manera directa, para bien o para mal, en la vida del alumnado. Una decisión que va a determinar las personas que van a ser. Y en última instancia, el futuro de nuestra sociedad.

Como he dicho antes, no es tarea fácil. Viéndolo con un poco de perspectiva, hablamos de que en un momento tan crítico como es la adolescencia, cada uno de nuestros y nuestras estudiantes tienen que elegir el camino que va a determinar su vida. Casi nada. Como si la adolescencia no tuviese ya trabajito por sí misma. Hablamos de una etapa de cambios. Una etapa de “crisis” en la que la persona empieza a descubrir quién es, a formar su identidad, su personalidad. La adolescencia es el preámbulo de la vida adulta. Es como cuando estas en la sala de espera del dentista, que no sabes qué te vas a encontrar, ni si te va a doler mucho o no. En definitiva, es un momento complicado para tomar una de las decisiones más importantes de tu vida. Pero la decisión hay que tomarla, y el momento para hacerlo es ése.

Para facilitar esta toma de decisión al alumnado, lo ideal sería empezar a plantearle está cuestión desde etapas educativas inferiores. Familiarizarlos desde edades tempranas con el tema, para que llegado el momento no sea lanzarse a ciegas a una piscina con la duda de si está llena o no.

Introducir la orientación académica y profesional desde edades tempranas, a priori, puede parecer complicado, pero no lo es. No hay que hacerles tomar la decisión con ocho o nueve años, simplemente, hay que darles información. Que conozcan las diferentes profesiones que hay en su entorno, que busquen información sobre ellas, que relacionen sus gustos con posibles trabajos.

A mí, personalmente, hay un ejercicio que me parece muy efectivo, a la vez que atractivo para el alumnado. Consiste en que, a partir de sus hobbies, de sus habilidades o sus gustos, enumeren una lista de trabajos donde puedan desarrollar dichas actividades. Por ejemplo, si a un niño o una niña le gusta y se le da bien pintar, que investigue sobre trabajos donde se requiera realizar esa tarea. Con la ayuda del profesorado y de la familia, el alumno o la alumna descubrirá un amplio abanico de posibilidades para desarrollar a nivel profesional ese talento o esa actividad que tanto le gusta. Al final, la puesta en común de todas las ideas, aportarán al alumnado una información muy valiosa de la que antes no disponía.

Este ejercicio, puede empezar a introducirse en cursos de educación primaria e ir perfeccionándose en cursos superiores. De esta manera, cada estudiante podrá ir formando su opinión acerca de aquellas salidas profesionales que le pueden ir interesando más.

Por supuesto, hay que trabajar también aspectos tan importantes como el autoconcepto o la toma de decisiones (hablaremos de ellos en futuros posts), ya que son fundamentales para que el alumno o la alumna elija el camino que quiere tomar. Conocerse a uno mismo y aprender a seleccionar determinadas opciones dentro un sinfín de posibilidades, con criterio propio y con convicción, es esencial para que la decisión final sea la que más se ajuste a las circunstancias de cada alumno o alumna.

En definitiva, la orientación académica y profesional, no puede quedar reducida a un par de pruebas de personalidad, a un baremo de notas y/o a unas pocas explicaciones al final de la etapa educativa correspondiente. Es un tema que hay que tomar en serio y que se puede abordar con calma desde etapas inferiores, para que el alumnado vaya asimilando conceptos y, llegado el momento, la toma de decisiones sea más fácil.

Continuaremos hablando, largo y tendido, de este tema y de las diferentes posibilidades que alberga.

Hay que conocer todos los caminos para elegir nuestra mejor ruta de viaje.

Todo es posible con Entrega,Ganas y Voluntad