Técnicas de Estudio

La agenda, una buena aliada para trabajar.

Usar correctamente una agenda es un punto clave a la hora de estudiar. Puede parecer un detalle menor, o un hecho sin importancia, pero lo cierto es que trabajar con una agenda ayuda a optimizar tiempo y esfuerzo en el trabajo de los estudiantes.

La idea general que se tiene sobre el uso de una agenda es que sólo sirve para apuntar fechas importantes y las tareas que hay que hacer cada día. Hasta cierto punto, eso es verdad, pero se puede ir un poco más allá y convertir la agenda en un buen aliado para llevar un buen control sobre tu trabajo diario, y, cómo no, para apuntar toda clase de información relevante que pueda servir para desempeñar el trabajo correctamente.

En una agenda se pueden apuntar datos que hay que tener en cuenta en una determinada asignatura, por ejemplo: “para realizar el ejercicio 5 de la página 22, prestar atención a la teoría de la página 20” o “En esta asignatura nos piden que pongamos ejemplos”. También es el sitio para escribir instrucciones que no se pueden olvidar a la hora de hacer los ejercicios, por ejemplo: “Recuerda leer bien el enunciado, que estos ejercicios los preguntan de varias maneras” o “Escribir las fórmulas antes de hacer el problema”, o “Hacer el esquema del tema antes de empezar a estudiar”. Si en clase mandan algún trabajo para hacer, y el profesor o profesora recomienda algún manual o sitio web donde encontrar información fiable, o detalles a tener en cuenta a la hora de hacer el trabajo (composición, estructura, presentación, …), la agenda es el sitio ideal para apuntarlo, porque siempre estará la información a mano y será más difícil que se pierda. Otro momento en que una agenda será de gran utilidad será cuando surjan las dudas durante el trabajo. Es conveniente apuntar esas cuestiones en la agenda para al día siguiente plantearlas en clase y que no se queden en el aire.

Con todos estos usos, cada estudiante deberá elegir qué tipo de agenda se ajusta más a sus necesidades. Está elección dependerá del uso que quiera darle a la agenda y del papel que ésta desempeñe en su trabajo diario. Viendo el partido que se le puede sacar a la agenda, no es difícil llegar a la conclusión de que, no todos los estudiantes necesitarán el mismo tipo de agenda. De tal manera, que un chico de tercero de primaria, no usará la agenda de la misma manera que una chica de primero de bachillerato. Cada uno tendrá unas necesidades, y por lo tanto, cada uno necesitará un material diferente.

La agenda a semana vista, es decir, la agenda que tiene varios días por página. Normalmente estas agendas permiten ver de una sola vez la carga de trabajo que el estudiante tiene para toda la semana, ya que, en apenas dos páginas, están incluidos los siete días de la semana. Este tipo de agendas son ideales para:

  • Apuntar tareas diarias, es decir, ejercicios y exámenes.
  • Estudiantes con poca carga de trabajo.
  • Estudiantes a los que no se les da información extra, más allá de las fechas de los exámenes y la tarea que tendrán para casa.
  • Esta agenda es ideal para el alumnado de primaria. No obstante, si el niño o la niña tiene la letra muy grande, igual conviene usar otro tipo de agenda donde la información esté completa y sea de fácil comprensión.

La agenda a día visto, es decir, aquella agenda que dedica una página a cada día de la semana. Lo bueno de estas agendas es que disponen de espacio suficiente para apuntar el trabajo que manden en clase, y, además, hacer anotaciones personales. Ese espacio, además permite que la información quede presentada de manera clara y ordenada. Este tipo de agenda es útil para:

  • Estudiantes con mucha carga de trabajo. Normalmente alumnado de secundaria, bachillerato, … En definitiva, cursos superiores.
  • Apuntar las fechas y ejercicios, y añadir información adicional de cada asignatura.
  • Apuntar autoinstrucciones o aspectos a tener en cuenta antes de realizar ejercicios o trabajos.
  • Escribir las dudas que surjan para preguntar en clase. O apuntar las respuestas a estas dudas para tenerlas en cuenta en el trabajo en casa.
  • Escribir información ajena al ámbito escolar. Detalles o recordatorios de las actividades extraescolares o de cualquier otro ámbito de la vida diaria. Tiene la posibilidad de dividir la página en dos zonas. Una recomendación en este caso es usar colores distintos para no mezclar información y que ésta se pierda.

Todas las agendas suelen incluir en sus páginas un calendario mensual. Éste es muy útil para apuntar fechas de exámenes o entregas de trabajos. Ideal para, en un golpe de vista, hacerte una idea de la carga de trabajo del mes. Si tu agenda no lo trae, puedes hacértelo tú mismo en un folio y tenerlo a mano para revisarlo cada vez que lo necesites.

Hemos visto qué utilidad se le puede dar a la agenda, y qué tipo se puede ajustar mejor a las necesidades de los estudiantes. Pero, además de todo esto, es importante saber cómo manejar una agenda, cómo incluirla en la rutina de trabajo y cómo sacarle el máximo partido mientras estamos trabajando. Por ello, a continuación, vamos a ver cómo utilizar la agenda.

En casa, o en el lugar que haya elegido el estudiante para realizar sus trabajos y estudiar.

  • Siempre se revisará el contenido de la agenda fuera del horario marcado para trabajar. Es decir, si, por ejemplo, el alumno o alumna ha decidido trabajar de 16.30 a 19.00, la revisión de las tareas programadas en la agenda se realizará antes y después de este horario. Esto no llevará más de diez minutos.
  • Antes de empezar la semana (puede ser el domingo por la tarde), revisar los eventos, las fechas de exámenes, las tareas, o los trabajos que ya están fijados para esa semana. Esto ayudará al estudiante a hacerse una idea de la carga de trabajo que tendrá esa semana y será más fácil encajar lo nuevo que vaya surgiendo durante esa semana. Es decir, ayudará a la organización semanal y a repartir el trabajo entre los días de la semana.
  • Antes de empezar a trabajar, mirar las tareas que hay que hacer ese día. Ya sean ejercicios, búsqueda de información, estudio de una determinada asignatura, … Igual que antes, esto servirá para que el estudiante, organice su jornada de trabajo de forma que pueda compensar esfuerzos, eligiendo qué quiere hacer primero y qué quiere hacer al principio y al final. Igualmente, revisar la agenda antes de empezar, servirá para recordar aquella información extra que se haya apuntado y que haya que tener en cuenta antes de realizar algún ejercicio o afrontar alguna asignatura.
  • Durante el estudio, la agenda estará en un lugar accesible, pero sin estorbar al estudiante. Así, podrá apuntar en la agenda cualquier duda que le pueda surgir y que quiera resolver al día siguiente en clase.
  • Al terminar de estudiar, repasar que se han cumplido los objetivos del día, comprobar que se han apuntado las dudas y mirar qué trabajo hay para el día siguiente.

En clase, el uso de la agenda también será importante, por lo tanto, se utilizará de la siguiente manera:

  • Antes de empezar la clase, revisar si hay alguna duda que resolver o algún comentario que hacer en esa clase que va a comenzar.
  • Durante la clase, apuntar información importante que vaya surgiendo (fechas de exámenes, tarea, información relevante para hacer ejercicios, …)
  • Después de la clase, comprobar que no queda nada por apuntar para no tener la información incompleta.

En definitiva, el uso de la agenda durante el estudio, es importante para que el alumnado aprenda a organizarse. Ya vimos en otro post, la importancia de una correcta planificación del estudio. Por esa razón, es importante que los estudiantes se acostumbren a utilizar bien sus agendas, para que ellos mismos vayan aprendiendo a regularse y a distribuir sus esfuerzos. Es una manera de aprender a responsabilizarse de su trabajo, de ser ellos quienes tengan el compromiso de hacerse cargo de sus obligaciones escolares. Es por esto, que no siempre es conveniente pedir la tarea por what’sapp cuando al alumno o a la alumna se le olvida apuntarla, porque se le resta importancia a esa responsabilidad que han adquirido.

Todo es posible con Entrega, Ganas y Voluntad.