La vuelta al cole en las etapas de Educación Secundaria Obligatoria y etapas superiores se afronta de diferente manera a cómo se hacía en niveles anteriores. Estamos en unas etapas donde entran en juego factores externos a los escolares que habrá que tener en cuenta a la hora de enfrentarse a este nuevo reta.

Al aumento de la dificultad académica hay que añadirle la etapa evolutiva en la que se encuentran, la adolescencia, la base de trabajo que hayan adquirido en años anteriores, en algunos casos el cambio de centro (pasar del colegio al instituto), la cantidad de profesores y asignaturas,… 

Por ello, en estos niveles habrá que poner el foco en diferentes aspectos que van a influir, directa o indirectamente, en el rendimiento académico de los estudiantes, así como en su desarrollo y madurez personal.

 

 

En estas etapas será importante que tanto familias como profesores asuman un papel más «supervisor» donde, conforme avanzan en cursos y nivel de madurez, los estudiantes tendrán más libertad y sus decisiones tendrán más peso en el propio trabajo.

La principal dificultad está en encontrar el equilibrio entre rendimiento académico, aumento de independencia y responsabilidad, gestión de emociones, desarrollo personal y búsqueda de su propio camino. No es una tarea fácil, pero es un camino por el que todos, tarde o temprano, tenemos que pasar.